Este lugar siempre tiene luz

Poemas de los libros de Lydia Raquel Pistagnesi Eres el paisaje que se adentró en mi sangre... El grito que acompaña mis silencios... La mirada que se esfuma en el crepúsculo Cuando asoman las lágrimas

domingo, 15 de septiembre de 2013


Escritores amigos, amigos Blogueros, hoy quiero contarles una historia que comenzó de esta manera:

Corría el año 2000, con enorme tristeza ante la perdida del compañero de toda mi vida, decidí editar mi primer libro, "Poemas en Azul", era una asignatura pendiente con mis dulces ausencias, ya que ellos decían que yo, había nacido con un libro bajo el brazo y una poesía en los labios.
Así  comencé la escuela primaria, en Chasicó un pueblito pequeño a  pocos kilómetros de la ciudad de Bahía Blanca, (Mi ciudad Natal)
Esta escuelita rural que me vio crecer junto al deseo de que los años pasaran rápidamente, para trepar al único tren  que pasaba por el lugar y convertirme en una gran escritora, concretando así esos sueños que imaginaba sentada en la hamaca o haciendo piruetas en el trapecio.
El campo con sus distintos tonos de verde, las sierras de la ventana y la magia de la mullida alfombra dorada y ondulante ante la brisa, en tiempos de cosecha.
Allí también veo mi padre, ese ser maravilloso que hizo de mi infancia, la etapa mas feliz de mi vida, y hoy a pesar de que nos separa la barrera infranqueable de la muerte, aun lo conservo a mi lado como una flama que me indica el camino a seguir: También está  mamá, seria y lejana, pero con una mirada increíblemente tierna y azul ,( mis pocos años no me permitían interpretar lo que pasaba en su interior)

Allí están la ausencias
que añoro todavía.
Papa...con su ternura.
Mama... con su alegría.

Un día acariciada
en alas de misterio,
regresaré tranquila,
a dormir en mi pueblo.

Una mañana fuimos sentados en el enorme banco de la cocina y la voz de papá anunció con alegría,- familia nos mudamos, fui trasladado a Longchamps, allí podrán seguir sus estudios pues está ubicado a unos sesenta kilómetros de la Capital Federal-.
Recuerdo ese día, cuando subimos al tren y este se puso en marcha,  las lágrimas rodaron por mis mejillas contemplando ese paisaje que tanto amaba , mis amigos, mis raíces.
Pero el tiempo siguió su camino y poco a poco me adapté al nuevo destino.
 Comencé mi secundario en el Nacional de Adrogué, "la ciudad de los árboles" como la llamaba Jorge Luis Borges, a quien solía cruzar a la salida del colegio; el mismo que en alguna oportunidad tomó mi mano y me dijo sonriendo,- pequeña no dejes nunca de escribir, algún día alguien escuchará tu canto, no es nada fácil, lo primordial es tener presente que nada en la vida lo es, mira, soy un hombre mayor y aun estoy peleando por mantener en alto mis ideales_ ( Hoy con el paso de los años, entiendo, ¡que claros eran sus conceptos!)
Al cumplir dieciséis años, la vida puso ante mi la primera prueba, papá se moría, no lo acepte, grité, lloré, pedí a Dios que no se lo levara, pero el cancer no perdona.
Antes de que el partiera me casé con mi primer amor; eso fue un trece de mayo, el dieciséis de junio de ese mismo año, papá partía  hacia otras latitudes y en marzo del año siguiente, nacía mi único hijo.
Desde ese momento  a pesar de continuar escribiendo los y arrojaba al cesto de los papeles.
Cuando murió mi esposo, buscando documentos, encontré un sin numero de poemas y cuentos, pegados con cinta Scoch y guardados  por manos amorosas, comprendí mi egoísmo y comencé a armar mi primer libo, el que yo creía primero y único,(Mi asignatura pendiente) de lo que antes les hablé, mi hermana Ana dibujó la tapa y así, sin correcciones salieron cinco mil ejemplares de "Poemas en Azul".
Recordé mucho a mi primer maestro , Don Leónidas Barleta y a las palabras de Jorge  Luis Borges, pero,  ¿que hacer con esa montaña de libros?
Alguien me habló de una gran escritora y me dio su dirección, le envíe un ejemplar y para mi asombro, ella me llamó por teléfono y me citó; su nombre MARTA DE PARIS.
Esa gran mujer,mi primer duende en este campo, tomó mi mano y me abrió las puertas de un mundo maravilloso, confió en mi.
Esta señora, Marta Egul de Paris nació en la provincia de  Corrientes;  fue desde 1996 hasta el 2006 Vicepresidente del Instituto Cultural Hispánico con Sede en Westmister, California. Acompaño a mi otro duende, la Escritora.Sra Victoria Pueyrredon en la Revista-Libro, "Letras de Buenos Aires" y hoy está al frente de Té con Palabras, donde se reunen ramilletes de grandes escritores argentinos
El 21 de Septiembre ella cumple 91 primaveras y el 26 en la Sede Central de la S.A.D.E, se le rinde un merecido homenaje.
  Desde mi amor quise entregarle este humilde regalo, nacido desde el fondo de mi corazón.

Para ti, Mamina. gracias por tanto amor.

Tras las luces de mi memoria
enmudece el tiempo.
Te sigues mostrando vibrante de júbilo
con todos tus triunfos y tus primaveras.
Eres un ejemplo que celebra el alba
con el suave aroma que deja la brisa.
Humilde y sencilla no buscas el verbo
con vanas palabras ni sed de alfabetos,
pero lo redimes con tus pensamientos.
Llegué hasta tu vida un día cualquiera
y fueron tus brazos tibios cobertores
ante mi delirio de horizontes nuevos.
Me diste tu  mano, memoria encendida,
marcando el camino de este,
mi presente de hechizados soles.
Gracias por tu tiempo y por tu cariño,
por ese sendero, al que iluminaste
para que pudiera recorrerlo firme,
con la frente en alto y limpida esencia,
viajando distancias, sembrando poesía,
para que otros puedan concretar quimeras.. 
Y en valles secretos con cielos azules ...............                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  
                Sileciosamente, ¡cosechar palabras! 

Lydia Raquel Pistagnesi













Adoos

Sitio certificado por
Adoos
p reg car
post classifieds

Archivo del blog

http,// Lydia Raquel Pistagnesi blogspor.com mi refugio

Mi foto
Banfield, Buenos Aires, Argentina
Legar a los ecritores de todo el mundo