Este lugar siempre tiene luz

Poemas de los libros de Lydia Raquel Pistagnesi Eres el paisaje que se adentró en mi sangre... El grito que acompaña mis silencios... La mirada que se esfuma en el crepúsculo Cuando asoman las lágrimas

domingo, 24 de junio de 2012

Poema escrito para un amigo

Este poema ha sido escrito para mi amigo virtual Pedro Luis López Péres en este momento tan difícil por el que está pasando.
Pedro Luis, es inédito para que te lo lleves donde quieras.
En nombre de toda la familia que conforma este blog, va un enorme abrazo.



Él no quiere que llores, a partido de gira
buscando otros paisajes y la paz añorada.
¡Escapó de repente, sin pensar en mañana!.
Él, un día fue árbol con profundas raíces
y cayó de repente.
Desconcierto sentiste por el tronco caído,
pero él no está vencido, les regaló sus ramas
transformadas en hijos.
Ya no estará su sombra sutil y protectora.
Llorarás en el bosque pues lo crees perdido,
el temporal pasó y del tronco caído,
ha quedado la savia que corre por tus venas.
Amigo, de tu tronco nacerán nuevas ramas,
ellas que de tu savia también se irán nutriendo
y buscando tu sombra, igual que tu lo hiciste.
Aunque hoy este vació el lugar de ese tronco,
su energía ha quedado unida a tu paisaje.
Cuando te encuentres triste, cuando te sientas solo
acercarte a esa hueco, veras que lentamente
su rostro ira asomando para darte la fuerza....

¡De seguir adelante!.




Lydia Raquel Pistagnesi.

viernes, 22 de junio de 2012

Marina, prosa poética

Primer peldano de "Destino de Gorrión"






Prosa poética









Recuerdos:

Abrazan mi cuerpo, mientras te busco
entre las cenizas de aquel abril,
sintiendo como el roció susurra tu nombre.
He traspasado los muros del silencio,
camino a tu encuentro sin percibir
que el tiempo se adelantó a mis pasos
y me dejó ciega ante ese deseo.


Lydia Raquel Pistagnesi




Oración Dedicado a Vilma Osella

Fui Señor en el tiempo de las sombras, perfil de greda hecho escalofríos, cansancio fragmentado sin palabras, temblor en la agonía del destino.

Miré mi pequeñez dubitativa, desnuda, sin rencor, sin esperanzas. A mis pies, un abismo sin sonido, ante mis ojos un páramo sin alma.

Desesperada, arañando las paredes, quise volver a la felicidad de antaño,antorchas invisibles se encendieron, brilló la luz iluminando la mañana.

Y comprendí Señor, que las respuestas, estaban dento mío.........
¡Sin hallarlas!











Marina.

La lluvia extiende sus brazos; un barco sueña en la bahía deseos peregrinos,
dialogo sin palabras, mientras el viento castiga su estructura fatigada de tormentas.

Sol y salitre; un albatros se posa mansamente en la cubierta acompañando a su amigo de aventuras.¡Como se diluye su belleza apenas pliega sus alas y deja el espacio!.

Camina tambaleante por la proa, como un pirata regresando de madrugada, borracho de mujeres y licor.

Un relámpago se apodera del momento, para guardarlo celosamente en su memoria.





Lydia Raquel Pistagnesi. Prosa poética de su libro "Destino de Gorrión"

domingo, 17 de junio de 2012

A manera de prólogo "Destino de Gorrión"






















A manera de prólogo




Amigos: Mi mayor deseo es transmitirles lo aprendido a lo largo de los años, una realidad vista desde antiguos cristales, los mismos que regalan belleza pero son implacables ante el paso del tiempo.
Siempre caminé sobre un mismo sendero y aprendí al transitarlo que la experiencia nos da la fuerza necesaria para continuar a pesar de lo cambios que suceden a lo largo de nuestra vida.
¡Ay, si pudiera refugiarme en mi interior para regresar a esos días felices!, a la inmensidad de la llanura, a la ternura de mis padres, al primer amor,ca ese hijo que me regalo la vida y que inconscientemente, en lugar de disfrutarlo y colmarlo de caricias, me dedique a reconquistar al mundo para colocarlo a sus pies.
Lamentablemente no hay retorno, el sendero se va borrando a medida que lo transitamos, nos queda vedado recobrar jirones de pasado que se perdieron en algún momento de nuestra vida o en cualquier recodo del camino.
Imposible recomponer un rompecabezas cuando faltan piezas importantes
"Destino de Gorrión", lleva en cada una de sus páginas un mensaje para ustedes, gira en cada latido, refleja como duele el silencio, sufre ante la ausencia de seres queridos que partieron, pero también les enseña que se puede volar hacia otro amanecer en busca de nuevas esperanzas y descubrir otros horizontes para volver a empezar, aunque nuestras alas estén humedecidas por la lluvia

La autora

viernes, 8 de junio de 2012

Para Estela Raval

Catorce años, mi primer baile, Bahía Blanca
Un joven que quizás ni me recuerde.
Allí, en el escenario, estabas tu,
con un vestido azul como tus ojos
y tu dulce sonrisa.
Tus cuatro compañeros te rodeaban.
El locutor los presentó con énfasis:
_Amigos recuerden mis palabras,
ellos serán nuestros Plateros argentinos,
cantarán para ustedes esta noche.
se los presento, con ustedes:"Los cinco latinos"_
Tu voz se elevó maravillosa
inundando el recinto de emociones
acompañada por tus cuatro amigos.
_"Yo se que tu quisieras mis labios apretar"_
Y fue mi primer beso, dulce, ingenuo
que guardé en el arcón de los recuerdos.
A él no lo vi más,
la distancia se agranda con los años
y las huellas que marcaron sentimientos
sin aviso el destino las va borrando.
Pero tu voz siguió creciendo
inundada de fama tu grandeza.
Todos te conocieron , te admiraron.
Tú, Estela Raval y tu dulzura
trompeta, luz, canción y poesía,
madre ejemplar, amiga, compañera.
No pudieron contigo ni los años
ni la cruel enfermedad que te aquejaba,
para todos tenias tu sonrisa y tus sabias palabras.
Ayer partiste de gira nuevamente,
en busca quizás de otros paisajes.
Te dormiste agradecida con la vida,
dejando como simple despedida,
una mano extendida y esa canción de adiós....

¡ Hecha milagro!



Lydia Raquel Pistagnesi

Adoos

Sitio certificado por
Adoos
p reg car
post classifieds

Archivo del blog

http,// Lydia Raquel Pistagnesi blogspor.com mi refugio

Mi foto
Banfield, Buenos Aires, Argentina
Legar a los ecritores de todo el mundo