Este lugar siempre tiene luz

Poemas de los libros de Lydia Raquel Pistagnesi Eres el paisaje que se adentró en mi sangre... El grito que acompaña mis silencios... La mirada que se esfuma en el crepúsculo Cuando asoman las lágrimas

viernes, 25 de marzo de 2011

Oración

















Querida Noemí

Hoy encontré tu regalo, aquel que me enviaste haca ya algún tiempo y disidí colocarlo en mi blog con esta oración que hoy te dedico


Fui señor en el tiempo de las sombras
perfil de greda hecha escalofríos.
Cansancio fragmentado sin palabras
temblor en la agonía del destino.
Miré mi pequeñez dubitativa,
desnuda, sin rencor, sin esperanzas.
A mis pies un abismo sin sonido,ante mis ojos un páramo sin alma.
Desesperada, arañando las paredes
quise volver a la felicidad de antaño.
antorchas invisibles se encendieron
brilló la luz, iluminando la mañana.

¡¡¡Y comprendí Señor que las respuestas
estaban dentro mio sin hallarlas!!!




Lydia Raquel Pistagnesi del libro, "En el nombre del Ángel"







martes, 22 de marzo de 2011










Fue aquel sueño de amor el que vivimos,
piel, pasión,ternura y despedida.

Mas quedaste enquistado en una herida
que el tiempo implacable no ha borrado.
Al mirar otra vez aquel pasado
observando del otoño hojas marchitas,
abril, mayo, atardecer y despedida.

M
A
S

D
E
J
A
S
T
E

madrugadas de desvelos
y tus ojos inquietantes color cielo

Q
U
E


H
O
Y

escapan como el agua cristalina,
pero suben nuevamente por mis dedos.

¡¡¡ Y no puedo arrancate de mi vida!!!


Lydia Raquel Pistagnesi, de su libro, "Dibujando poemas"

viernes, 18 de marzo de 2011

LA ABEJA OBRERA








La Abeja obrera

Vuelo libre como el viento
y me refugio en las flores,
ellas me brindan sabores
calmando mo hambre y mi sed.
Todo el día trabajando
sin presentar una queja.
Pero cuando el sol se aleja
y las sombras se hacen largas,
regreso rápido a casa
con todo lo conseguido.
Soy una obrera amiguitos ...
¡Y la reina es la que manda

En mi colonia todas trabajan,
solo el zángano reposa.
Espera por una esposa,
y cuando sale la reina,
se pelea en pleno vuelo
con los zánganos amigos,
el que gana, es el marido
mas solo por un momento.

Después de tanta alharaca
ella clava su aguijón.
No existe contemplación,
él, ya cumplió con su parte.

Mas tarde, muy calladita,
salgo sin contar mis cuitas
para seguir trabajando

Soy solo una abeja obrera

¡¡¡Y en la colmena no existen rangos!!!

Lydia Raquel Pistagnesi del libro "Duendes de la Lluvia"

Adoos

Sitio certificado por
Adoos
p reg car
post classifieds

Archivo del blog

http,// Lydia Raquel Pistagnesi blogspor.com mi refugio

Mi foto
Banfield, Buenos Aires, Argentina
Legar a los ecritores de todo el mundo