Este lugar siempre tiene luz

Poemas de los libros de Lydia Raquel Pistagnesi Eres el paisaje que se adentró en mi sangre... El grito que acompaña mis silencios... La mirada que se esfuma en el crepúsculo Cuando asoman las lágrimas

sábado, 31 de diciembre de 2011

viernes, 18 de noviembre de 2011

Prosa Poética
















Soy como un intrincado camino que ingresa a lo desconocido; una extranjera sin fronteras acosada por la falta de ese dorado aura que dibujan los sentimientos.

Represento la ignominia de un amor infructuoso que sembró esperanzas sin pensar que un temporal helado malograría su cosecha.

Estoy rodeada de bruma, pero percibo que el sendero esta cubierto por ceniza de rosas.

La humedad en mis mejillas resbala para caer en el lago distante y azul de tus ojos, mientras los mios se elevan tratando de descolgar estrellas, para dibujar en tu destino el sabor de mis labios.

Pero sigo aquí, paralizada, esperando el amanecer, quizás su frescura guié mis pasos hacia el lugar donde me esperan frases guardadas en viejos arcones, y sinfonías desafinadas me acompañen al refugio del que nunca debí escapar, para poder así liberarme de tanto cansancio......................



Lydia Raquel Pistagnesi "Destino de Gorrión"

martes, 8 de noviembre de 2011















En el hueco onírico
de mis largas noches
oscila el columpio
brutal de tu sombra.
Soy cual peregrina
de oscuros desiertos
hurgando en las huellas
de soles y arena.
En ese espejismo
cabalgan mis horas
buscando incansable
en mi sed de ausencias,
la mágica formula
que borre tus pasos
y que ellos se alejen
de mi,................

Lentamente


Lydia Raquel Pistagnesi "Destino de Gorrión"

viernes, 28 de octubre de 2011

Pequeños poemas de amor





















Tu sombra alejada de la mía,
las palabras selladas en mis labios.
Ventana de anhelos compartidos,
ser tu piel en mi piel eternamente
un elixir de pasiones encontradas.
Tu corazón, cegado, enmudecido
el mio sangrante y extenuado.
Fue brutal, al fin, lo decidimos
continuar con nuestra vida,

¡Separados!

lunes, 24 de octubre de 2011

Saludar a mis amigos




















Queridos amigos, primero les pido perdón por este silencio, pero él tiene un motivo, en pocos días nace mi nuevo libro, el séptimo, titulado "Destino de Gorrión".
No saben como espero el momento de poder presentarlo ante ustedes
Cariños para todos.

Lydia Raquel Pistagnesi.




Además les dejo un regalo para que lo lleven a su refugio

domingo, 2 de octubre de 2011

Hasta mi muerte. Poema


















N
O

P
U
E
D
o

H
A
B
L
R

aun sangran mis heridas,
recordando mis viajes en tus brazos,
inmersos en loco torbellino.

D
E
S
P
U
É
S

caímos en un charco anochecido
donde quedó tu sombra sin senderos.


Y

M
E

E
N
C
O
N
T
R
É

al otro lado de tu vida.
El miedo te cegó y te marchaste,
a pesar del dolor que había en tus ojos
a pesar del amor que me brindaste.

T
O
N
T
A

D
E

M
I

al amarte todavía todavía
y mas aun sentirme tuya


P
A
R
A

S
I
E
P
R
E



Lydia Raquel Pistagnesi

martes, 27 de septiembre de 2011

Poemas de amor

Todos los poemas de este blog están registrados en Propiedad Intelectual.
Lydia Raquel Pistagnesi- República Argentina






















Cadenas de distancia
extienden sus brazos
sobre instantes anochecidos
en estanques de sombras.
Ellas aun esperan su regreso

Imposible:

Hoy solo queda aquel azul,
polizón eterno de mis días,
escondido en veladas caricias,
donde las palabras incapaces
de dibujar olvidos,
se transportan de puntillas
para refugiarlo en mis poemas


Lydia Raquel Pistagnesi

martes, 20 de septiembre de 2011

Julia, este es mi humilde homenaja

Julia Cerles: este es mi humilde homenaje




















Amiga:
Has bebido de la copa de la ausencia.
Has cruzado las barreras
donde habitan los amores que partieron.

En las sombras de lo incierto,
una lágrima ha quedado suspendida
ante el choque brutal de los recuerdos.

Tu sonrisa y tu ternura
se escaparon tras tus pasos
y en el viaje te has llevado tus poemas.

Hoy tus alas, esas alas que escondías
se han abierto y recorren universos
liberadas,¡ya no hay prisa!.

Vas vibrando con impulsos infinitos,
te detienes y te escudas en el aire,
acaricias las mejillas de los tuyos y los besas.

Algún día, cuando ellos se den cuenta
de tu presencia sutil, buscaran ese remanso
como ayuda en difíciles momentos.

Y el sonido de tu voz, será un canto de esperanza
para los que conocimos de tu lucha,
abrazados a la luz amanecida de tus sueños.

Ese día amiga mía tu sonrisa pintará un espejo de palabras
sobre el eco de la noche y quizás por ves primera pedirás
_No permitan que naufraguen mis proyectos_

Lydia Raquel Pistagnesi

jueves, 8 de septiembre de 2011

Pequeños poemas de amor

























Guarda mi alma
escarabajos de reminiscencia,
que una tarde recogí
entre los espasmos del naufragio,
para mitigar
de tus labios sin memoria,
el holocausto del amor







Siento frío.
Te busco.
Han borrado tus huellas.
Ya no existen
dimensiones compartidas.
Pero misteriosamente
en mi piel,
dejaste olvidada tu ternura.

Lydia Raquel Pistagnesi de su libro, "En el nombre del Ángel"

jueves, 1 de septiembre de 2011

Para el profesor Catalino Fernandes








Para el Profesor Catalino Fernandez, quien a pesar de su partida quedó mimetizado en la roja tierra misionera de ese Pueblito, Bernardo de Irigoyen, frontera seca con Brasíl.




Catalino


Abriste tus alas
y raudo partiste
en pos del misterio,
buscador de espacios,
creador de sueños.
Escondías un ángel
que asomaba siempre
desde tu alegría
de niño travieso.
Ese niño grande,
que junto a sus niños
soñó paraisos,
les brindó su abrigo
los sacó del lodo,
les mostró lo bueno
que tiene la vida
si sabes vivirla.
¡Fue tan corto el tiempo
para conocernos!.
Pero tu presencia
seguirá conmigo,
junto al otro ángel
que fue tu maestro.
Estarás por siempre,
desde tu paisaje
cuajado de flores.
De las arribadas
que adornan tu pueblo.
En cada pequeño
de tu humilde escuela
que aun te recuerda.
En el cielo limpio
del patio dormido,
pues falta tu risa
que rompa el silencio.



Lydia Raquel Pistagnesi del libro "En el nombre del Ángel"

miércoles, 17 de agosto de 2011

"Carlitos y el Ángel" cuento para niños






























Carlitos y el Ángel

Carlitos llegó al hospital una fría mañana de julio, lo que comúnmente llamamos un gato barcino, según la jerga gatuna, suave, peludo, juguetón.
Fue adoptado inmediatamente por el Equipo De Terapia Intensiva en Unidad Coronaria, hasta su jefe no se opuso a la decisión de su gente, lo que ya era mucho decir.
Martha, era admirada por sus conocimientos y su habilidad con el bisturí en todo tipo de operaciones, pero, terrena, objetiva, con un humor ácido y directo, quizás resabios de aquella infancia distante.
Hija de padres también profesionales, demasiado ocupados para prestarle atención, dejaron esos menesteres en manos del servicio domestico que hizo lo que pudo.
Martha era agnóstica, no toleraba en su presencia comentarios de fenómenos para normales, tan comunes en aquellos que se codean diariamente con la muerte, eso le traía aparejado fuertes controversias, con sus pares y con los familiares de enfermos de Terapia Intensiva, ellos solo le pedían estar con el enfermo sosteniendo sus manos en señal de protección. El Rotundo_No_ de la medica los apabullaba._La familia solo entorpece el trabajo del profesional, la ciencia no comulga con los sentimientos_Solo esas palabras y se retiraba sin sin ver las lágrimas que corrían por el rostro de sus interlocutores.
Carlitos fue creciendo y adueñándose del lugar, primero fue el depósito, mas tarde la sala de estar, después demostró su independencia, mostrándose como dueño y señor del hospital.
Camas, armarios, no presentaban obstáculos para sus travesuras, su vida transcurría entre caricias y juegos. Mas de una vez alguno de los médicos, debía sacarlo de la cama de algún enfermo terminal, cosa que disgustaba sobremanera a Carlitos y dejaba asombrado al médico.
Cuando Martha se cruzaba con él, el pequeño felino se erizaba esquiándola, como si ella se tratara de algo peligroso y desagradable, reacción que arrancaba una sonrisa tibia que dulcificaba el rostro de la medica.
Así pasaron dos años.............
Una mañana ,cuando Martha realizaba su clásica recorrida con su auxiliar por las salas, encontró al micifuz tirado en uno de los pasillos. Inmediatamente lo llevaron a la sala de la doctora y lo revisaron minuciosamente notando un raro bulto en su estómago.
Después de varios estudios detectaron el problema, el diagnostico era terrible (Tumor canceroso avanzado con pocas posivilidades de vida.
Desde ese momento todo el personal del hospital, se turnó para atenderlo en sus horas libres.
El paso del tiempo fue implacable. Carlitos se convirtió en algo desagradable a la vista; su carácter juguetón desapareció, se díscolo y agresivo.
Un atardecer, mientras Martha contrariada por los problemas cotidianos del hospital y enojada por con su auto que se había descompuesto arrancar, se dirigió a la parada del autobús, allí fue cuando reparó que en un zaguán lindero al hospital estaba recostado Carlitos, él nunca había salido de sus dominios, Tenía los ojos vidriosos y un hilo de baba escapaba de su boca. Trató de levantarlo para regresarlo al hospital y atenderlo, pero él la araño sin compasión, contrariada se alejó.
En ese momento reparó que un joven que pasaba y se arrodillaba junto a Carlitos y una de sus manos comenzaba a acariciarlo.
Martha observó como los ojos de ambos entablaban un dialogo sin palabras. Sintió un escalofrío recorrió su espina dorsal._ Allí estaba la clave, esa energía que se transmite cuando hay amor y que ella nunca quiso entender a pesar los ruegos de los familiares de los enfermos.
Se ahogaba, necesitaba hablar, se acercó a ellos y tocó el hombro del muchacho_ ¿ Sabe joven?, Carlitos es la mascota del hospital, está enfermo_ ... Silencio, ninguno de los dos le prestó atención.
Retrocedió la rabia le nublaba los sentidos; en ese momento su asistente que también iba a tomar el autobús_Que te pasa? _Mira_ contestó la Médica_ Carlitos esta muy mal y ese muchacho_ señaló con el dedo hacia el zaguán, pero allí solo estaba Carlitos, extendido cuan largo era, el pelaje brillante, la picardía de antaño y una paz increíble..............

¡¡¡¡¡¡¡PARECÍA DORMIDO!!!!!


Lydia Raquel Pistagnesi Del libro "En el nombre del Ángel"


viernes, 12 de agosto de 2011

Para Piqui- Poemas para niños





















Para Piqui,
una hermosa perrita Coli
que nos acompaño
casi 20 años.



Allí:
En el mundo lejano de los sueños,
donde el sol le hace arrumacos a la luna
y la brisa compone mil canciones,
escapaste.
El atardecer se hacia presente
y no dijiste adiós,
pero en tus ojos
quedó una lágrima
suspendida en el vacío.
Estas,
en el espacio,
donde va la pureza
y la risa se expresa alegremente.
Solo nos queda,
esos años de amor que nos brindaste
y tu ladrido
vibrando en los rincones
de esa casa que hoy sin ti.

¡Parece extraña!



Lydia Raquel Pistagnesi del libro "En el nombre del Ángel









domingo, 7 de agosto de 2011

Mi muñeca me mira y se sonroja. Poema para niños




















Mi muñeca me mira y se sonroja...

Es que se ha enamorado de un muñequito
con los cabellos rubios, muy, muy bonito.

Tiene ojos azules color de cielo,
y una sonrisa dulce de caramelo

Cuando el muñeco pasa por las mañanas,
su corazón escapa por la ventana.

Sueña que un día no muy lejano será su esposa
he irá al altar acompañada de mariposas.

Las nubes tías van a tejerle un blanco velo
y para el lecho un cubrecama de hilos dorados.

Duerme pequeña, mientras tu sueñas
una carroza baja de cielo llena de rosas.

Sobre tí, un hada buena sopla sonriendo
y te convierte en una joven, como en un cuento.


¡¡¡Espera niña..... falta un detalle!!!

Ahora, tu joven príncipe vendrá a buscarte,

¡Y en su caballo blanco podrá llevarte!





Lydia Raquel Pistagnesi, de su libro "Duendes de la Lluvia"

miércoles, 3 de agosto de 2011

Poemas para niños




















Infancia lejana


Infancia lejana de gnomos y cuentos
con apuestas príncipes y caballos blancos,
fastuosos castillos, jardines inmensos,
sueños de futuro entibiando el alma.

Ensayando rondas con las mariposas,
risas espontáneas, inventando juegos.
Allí la inocencia no tenia barreras,
impregnando el alma con bellos momentos.

Amor entregado con la manos llenas.
No existía egoísmo, ni se imponía trueque.
eran las caricias moneda corriente
borroneando nubes en cielos celestes.


Yo, tuve esa vida, y soné mañanas,
no pensé en el pago que cobran los años.
Hoy solo acaricio los bellos recuerdos
y vivo el presente con mis desengaños.



Lydia Raquel Pistagnesi, del libro "Duendes de la Lluvia"

domingo, 24 de julio de 2011

"Pampa" cuento para niños




Pampa

Pampa, así se llamaba, tenia el pelo azabache como noche sin estrellas y su crín ondeaba acompasadamente cuando galopábamos por la llanura.

A la hora de la siesta, después de esperar pacientemente que toda la familia se retirara a sus habitaciones, para mitigar en parte el calor de aquellas tardes de estío, los dos escapábamos por la llanura, el sin apero, yo, con mi enorme sombrero de paja.

Corríamos como el viento, imaginandome la heroína de un sueño escrito por Edmundo Damicis. Lo que no sabia es que ese día quedaría grabado en mi para siempre.

Ensimismada en mis fantasias y preocupada ante la idea de que descubrieran mi falta, no percibí que la brisa traía un aroma desagradable, Pampa sí, se paro en dos patas negandose a continuar, su relincho era imperioso.
Miré hacia adelante, el terror me invadió, enormes lenguas de fuego abarcaban el ancho de la llanura.
Dimos la vuelta con tan mala suerte que una de las patas de Pampa se metió en una vizcachera, su relincho de dolor y mi caída se mezclaron.... después, me invadió la oscuridad.

Cuando reaccioné estaba sola, el humo me ahogaba.
Una sensación de miedo y arrepentimiento peleaban dentro mio, _Pobres papá y mamá, ellos siempre confiaron en mi sensatez, cuando me encuentren será demasiado tarde para pedirles perdón, soy una irresponsable_ Cerré los ojos, era preferible no ver mi propio fin._

De pronto sentí una voz querida llamándome a través de las nubes de humo, traté de gritar, no pude. Algo me empujó, era Pampa con su relincho salvador junto a papá que me tomó en brazos mientras sus lágrimas mojaban mi rostro.

_ Muchachos, todo esta bien, hay que regresar, el peligro se acrecienta_ _Preparen un contra fuego_ ordenó tío Lorenzo, siempre tan parco, pero con unos deseos enormes de propinarme una tunda, ¡cosa que merecía sin ninguna duda!...

Al llegar a casa, también el enojo de mamá se diluyó, me abrazo con fuerza murmurando,_ Si no hubiera sido por Pampa, que regresó en busca de ayuda._ Comenzó a llorar mientras tío Lorenzo sacudía nerviosamente su calva cabeza.

Fueron largas horas de incertidumbre hasta que el peligro desapareció, recién entonces corrí a buscar a mi amigo, seguro estaba descansando en el viejo molino.
Me acerqué lentamente a él, nosotros nos entendíamos son palabras.

Estaba inmóvil, sus enormes ojos mirando al cielo, seguí el recorrido de aquella mirada.
Y lo vi....¡ juro que lo vi!, galopando hacia las alturas,convirtiendo en noche aquel atardecer de mi infancia..........



Lydia Raquel Pistagnesi De mi libro "Duendes de la Lluvia"

jueves, 14 de julio de 2011

Cadena de amistad

Todos los amigos de este blog pueden tomar este regalo para seguir la cadena de amistad.
Cada eslabón representa nuestro amor por la poesía y la fuerza que nos empuja a continuar hilvanando palabras, para llevarlas a sitios distantes en forma de caricias.

Lydia Raquel Pistagnesi



martes, 12 de julio de 2011




¡¡¡La farolera tropezó!!!

Cantando estaba la niña
en la tarde de verano,
negros, negros los cabellos
y en sueño en sus ojosa claros.

Embelesada observaba
a los duendes en el río,
mientras las ninfas danzaban
en los estanques vecinos.

¡¡¡Aserrín, aserrán,
los maderos de san Juan!!!.
Entre juegos y refrescos
los sueños van madurando.

¿Donde se perdió la niña?
¿Cuando terminó el verano?
¿Donde dejó la inocencia?
¿Por que escaparon los años?

Hay nubes cubriendo el cielo,
las risas se han apagado.
Hay lágrimas en sus ojos
y un gusto amargo en los labios.

Quiere volver al ayer.
Añora mucho el pasado.
Se han escapado los duendes,
se ha evaporado el verano.

Mece la brisa hojas secas.

¡¡¡Canta el otoño en sus manos!!!


Lydia Raquel Pistagnesi de su libro "Duendes de la Lluvia"

miércoles, 22 de junio de 2011

Cazador herrante





Herida;

Me desangro en vano

Escucho tus pasos,
extiendo las manos
para acariciarte.

Cazador herrante
el tiempo termina
has dado en el blanco.

Desangro en heridas,
aullo de espanto.


Tu nombre y el viento.
Mi amor y el silencio.



Lydia Raquel Pistagnesi_ de su libro_"En el nombre del Ángel

sábado, 11 de junio de 2011

sábado, 4 de junio de 2011

Mis seis hijos editados

Amigos: Estos son mis seis libros editados.
Ellos me han brindado enormes alegrías.

Hoy les presento sus tapas. Parte se su contenido lo han leído en mis blogs .

Proximamente , daré a luz ,"Destino de Gorrión ", reflexiones , pensamientos, y poemas.

Escribo:

Porque la alegría invade mis horas
y nació conmigo, con mi primer llanto.
Porque desde niña hice poesía
quizás sin saberlo y seguí esa ruta
dibujando sueños,
que fueron creciendo después,
con los años.
Hoy, las hojas secas de aquel calendario,
marcan el regreso,
con mucha experiencia,
dolor, alegrías, ausencias,
y dejo que el viento lleve mis palabras
a tierras lejanas.
Quizás una playa recoja mis versos
y un alma sensible junte los retazos ,
ensaye palabras
y en mentes abiertas arroje semillas ,

para que otros pueda hilvanar palabras

Lydia Raquel Pistagnesi


Todo lo que aparece en mis blogs está registrado en Propiedad Intelectual.










jueves, 2 de junio de 2011

Feria Internacional del Libro.(Argentina)
Stan de Editorial Dunken.
"Duendes de la Lluvia "


Gracias a la Editorial por este regalo


Gracias a todos mis lectores por sus demostraciones de cariño a lo largo de los años.


Gracias a los amigos de este blog, por estar a mi lado.

Lydia Raquel Pistagnesi

miércoles, 18 de mayo de 2011
















Soledad


Yo, no te conocía,
sabia de tu existencia
apenas murmurada,
miradas tristes
húmedas de llanto
misteriosos silencios
que surgen de la nada.
Tampoco te añoraba,
me eras indiferente.
Mi vida era un bullicio,
la risa, la alegría,
los sueños de futuro,
amigos, poesía.
Tampoco comprendía
una vida distinta.
¡L,a nena consentida!
¡La joven soñadora!,
rodeada de todo
por los que tanto de aman
y crean espejismos
donde a veces no hay nada.
La mujer que a la vida
le pinto una sonrisa.
Mas, un día cualquiera
te pusiste delante
_Aquí estoy _ me dijiste,
me tendiste la mano
_Soledad es mi nombre
no trates de esquivarme,
pues aunque no lo creas,

¡Llegué para quedarme!_




Lydia Raquel Pistagnesi, del libro, "Azul de Adiós"

sábado, 2 de abril de 2011

Perdón amigos






















Pido perdón a mis amigos del blog por que sus hermosos comentarios han sido borrados no se por que razón y les dejo un regalo para alegrar este fin de semana
Esta fotografía es de una de las provincias de mi país (Jujuy) , dice la leyenda que Dios al ver tanta belleza se quedó a vivir allí. El pueblito se llama Purmamarca y tiene un cerro de siete colores que maravilla a todos los que la visitan


Si llegas hasta Jujuy
y recorres su paisaje,
acercate a Purmamarca.
Tienen sabor a pasado,
sus callecitas de tierras
y sus casitas de adobe.
Según me dice su gente
Dios habita entre sus valles.
La magia escapa del río
plata en álamos y sauces
y un cerro en siete colores
con el canto de los coyas
que baja desde los cerros
como si fuera un milagro.

Lydia Raquel Pistagnesi de mi libro "En el nombre del Ángel"

viernes, 25 de marzo de 2011

Oración

















Querida Noemí

Hoy encontré tu regalo, aquel que me enviaste haca ya algún tiempo y disidí colocarlo en mi blog con esta oración que hoy te dedico


Fui señor en el tiempo de las sombras
perfil de greda hecha escalofríos.
Cansancio fragmentado sin palabras
temblor en la agonía del destino.
Miré mi pequeñez dubitativa,
desnuda, sin rencor, sin esperanzas.
A mis pies un abismo sin sonido,ante mis ojos un páramo sin alma.
Desesperada, arañando las paredes
quise volver a la felicidad de antaño.
antorchas invisibles se encendieron
brilló la luz, iluminando la mañana.

¡¡¡Y comprendí Señor que las respuestas
estaban dentro mio sin hallarlas!!!




Lydia Raquel Pistagnesi del libro, "En el nombre del Ángel"







martes, 22 de marzo de 2011










Fue aquel sueño de amor el que vivimos,
piel, pasión,ternura y despedida.

Mas quedaste enquistado en una herida
que el tiempo implacable no ha borrado.
Al mirar otra vez aquel pasado
observando del otoño hojas marchitas,
abril, mayo, atardecer y despedida.

M
A
S

D
E
J
A
S
T
E

madrugadas de desvelos
y tus ojos inquietantes color cielo

Q
U
E


H
O
Y

escapan como el agua cristalina,
pero suben nuevamente por mis dedos.

¡¡¡ Y no puedo arrancate de mi vida!!!


Lydia Raquel Pistagnesi, de su libro, "Dibujando poemas"

viernes, 18 de marzo de 2011

LA ABEJA OBRERA








La Abeja obrera

Vuelo libre como el viento
y me refugio en las flores,
ellas me brindan sabores
calmando mo hambre y mi sed.
Todo el día trabajando
sin presentar una queja.
Pero cuando el sol se aleja
y las sombras se hacen largas,
regreso rápido a casa
con todo lo conseguido.
Soy una obrera amiguitos ...
¡Y la reina es la que manda

En mi colonia todas trabajan,
solo el zángano reposa.
Espera por una esposa,
y cuando sale la reina,
se pelea en pleno vuelo
con los zánganos amigos,
el que gana, es el marido
mas solo por un momento.

Después de tanta alharaca
ella clava su aguijón.
No existe contemplación,
él, ya cumplió con su parte.

Mas tarde, muy calladita,
salgo sin contar mis cuitas
para seguir trabajando

Soy solo una abeja obrera

¡¡¡Y en la colmena no existen rangos!!!

Lydia Raquel Pistagnesi del libro "Duendes de la Lluvia"

martes, 18 de enero de 2011

"Duendes de la Lluvia"








Último poema de, "Duendes de la lluvia"

Para los mayores


Esa mañana lluviosa
desde la enorme ventana,
descubrí al bosque olvidado
de los años de mi infancia.
Aparecieron los duendes
chapoteando por las charcas
y junto a ellos una niña
vestida de madrugadas.
Flores en la cabellera,
en sus pies botitas blancas
y nubes de mariposas
escoltando su llegada.
Me saludaron los duendes
a pesar de la distancia.
Ellos me reconocieron,
la niña no dijo nada,
solo al mirarme a los ojos
nos mimetizamos ambas.
Fuimos presente y pasado
anochecer y alborada.
Extendí pronta las manos
como para acariciarla,
ella se abrazó a los duendes
cuando la lluvia arreciaba.

Sembré lágrimas con soles,
nacieron nuevas mañanas,
se enredó la primavera
florecida en rosas blancas.

Pero jamás el destino
volvió a tocar mi ventana.


Lydia Raquel Pistagnesi , del libro , "Duendes de la Lluvia"

sábado, 8 de enero de 2011

Rectificar pagina de Consuelo Salas Valladolid

Amigos: la página Web de Consuelo Salas Valladolid es

WWW. yerba sibestre blogspot.com

Amiga Consuelo, este pequeño poema es para ti.

En los pliegues del destino
guardé la postal aquella,
roja sangre de esa tierra
y el verdor incomparable
que atesoró aquel Simposio
de muchos pueblos de América
Llevabas un bello traje
con intensos coloridos,
y una sonrisa espontánea
que reflejaba tu alma.
Una amistad que así nace
no se pierde en el camino,
aunque trabaje el destino
y se alarguen las distancias.
No naufragará la tierra
en un mar de incomprensiones
hermana, somos de América,
no nos asustan los retos.
Queremos estar unidos,
sanear hambre e injusticias,
No hay color, credo, ni ideas
que nos vuelva diferentes.
Estamos todos consientes
que existen los poderosos.
Pero mientras se oiga un grito
de este pueblo Americano
naceremos nuevamente
viviremos como hermanos.
Y aunque paresca utopía
¡¡¡Ese día está llegando!!!


Lydia Raquel Pistagnesi







lunes, 3 de enero de 2011

Gracias querida amiga , Consuelo Salas Valladolid

Nos conocimos en Iguazú invitadas por el poeta amigo Marcelo Moreira y auspiciado por el Municipio de esa hermosa ciudad en el 4º Encuentro de escritores y poetas.
Allí estaba Consuelo Salas Valladolid con su vestido regional y su simpatia. Después, cuando nos sentamos a conversar nos deslumbró su cultura y su amor por el folklore de los pueblos de América .
Hoy tengo el altísimo honor de aparecer en su importante página, donde ella presenta mi último libro (para niños), "Duendes de la Lluvia"

Amigos, su página es,_ WWW radiouniversitlax.com_ En ella encontraran a una maravillosa e incansable mujer que ha dedicado su vida a llevar la Cultura de América por el mundo.

Gracias querida amiga desde el fondo de mi corazón.

Lydia Raquel Pistagnesi




Foto del Simposio de Iguazú




Consuelo Salas Valladolid


Adoos

Sitio certificado por
Adoos
p reg car
post classifieds

Archivo del blog

http,// Lydia Raquel Pistagnesi blogspor.com mi refugio

Mi foto
Banfield, Buenos Aires, Argentina
Legar a los ecritores de todo el mundo