Este lugar siempre tiene luz

Poemas de los libros de Lydia Raquel Pistagnesi Eres el paisaje que se adentró en mi sangre... El grito que acompaña mis silencios... La mirada que se esfuma en el crepúsculo Cuando asoman las lágrimas

sábado, 14 de marzo de 2009

Cuentos para niñosç" Cecilia"



Cecilia despertó aquella mañana, estiró los bracitos y bostezo. Era domingo, en la cocina el ruido de las ollas ejecutaba una sinfonía mágica
_Mama, hace todo al mismo tiempo, prepara el desayuno, amasa los fideos y elabora ese tuco que nos invita a mojar el pan en la olla, claro, cuando ella no se da cuenta_

Saltò de la cama y su cuerpecito se estremeció, las baldosas estaban frías. Sin calzarce corrió por el largo pasillo tan parecido a una formaciòn ferroviaria y llegò a la cocina

El Fuego crepitaba, dando una sensaciòn de bienestar. Mamá la miro seriamente, tenia el cabello rubio recién peinado y las manos enharinadas. _Cecilia, hoy es domingo, ve ha bañarte, la ropa esta preparada y luego desayunas_ Que horror, los zapatos que tanto odiaba la miraban burlones debajo de la silla, pero ella conocía la mirada de mamá, y en este momento chispitas doradas parecían encender sus ojos.

Cuando saliò del baño, su progenitora peinó sus largos cabellos,los bucles eran la envidia de las niñas de lugar, pero, a que precio, los mechones incentivaban a las lágrimas. Después el primoroso vestido y el espejo le devolvió una figurita desconocida.
Niña desayuna sin ensuciar tu atuendo y luego vas a la misa_ Pero mamita, los chicos se van a pescar y yo tengo que quedarme_ dijo ofuscada _Silencio Cecilia, eres una señorita y así debes comportarte_ contesto mamá.

Ya en la misa,las señoras del pueblo la miraba comentando entre sí_ Tan pequeña y miren la unción que pone en los rezos _ Pero ella solo movía los labios pensando que si ahora pasaba por esto, ni pensar lo que le ocurriría a los 15 años _que desgracia ser mujer pensó y reclinó la cabeza

Al terminar el oficio religioso, corrió a la oficina de papá. Entró gritando,_ papito lindo_ , pero en ese mismo instante el miedo la paralizo. Un hombre desarrapado, con la barba y el pelo a la cintura la miraba con curiosidad. Ella conocía la existencia de los peones golondrina o linyeras ,que viajaban en los trenes de carga hacia los lugares donde se levantaba la cosecha, pero igual no le gustaban.La voz de papá la volvió a la realidad _Ven Cecilia, entregale al señor este paquete_
En su interior habia comida y dos pares de alpargatas. Sintió asco, pero igual entregó el paquete, en ese momento la mano endurecida del forastero acaricio su rostro mientras una triste sonrisa mostrò su agradecimiento, después con un leve saludo se marchó

_Nenita , escucha me bien y no olvides. Nunca juzgues a los demás por su apariencia, tù lo tienes todo, una familia, ropa comida, amor. Hay persona que carecen de todo eso, cuando te cruces con ellas, no los menosprecies, mira sus los ojos, ellos jamas mienten. Quizás necesiten una palabra amable o un plato de comida_

Con los años Cecilia comprendiò el significado de aquellas palabras. Caramba si las comprendiò........

Lydia Raquel Pistagnesi del libro de cuentos "Destino de Gorriòn"

Adoos

Sitio certificado por
Adoos
p reg car
post classifieds

Archivo del blog

http,// Lydia Raquel Pistagnesi blogspor.com mi refugio

Mi foto
Banfield, Buenos Aires, Argentina
Legar a los ecritores de todo el mundo